NUESTRA HISTORIA

 

 

El proceso organizativo de los productores de cerdos no ha sido lineal, pasando por varias etapas con características fácilmente diferenciables. (1)

Sin embargo, el proceso mantiene una continuidad que obliga a hacer referencia a las experiencias anteriores a la fundación de la AUPC, si se desea comprender su devenir. (1)

En todo el proceso, es manifiesto el protagonismo de los productores familiares como principales dinamizadores y conductores, lo que otorga a la organización del rubro aspectos diferenciales con respecto a los demás sectores de la actividad agropecuaria. (1)

 

1.    La Federación Nacional de Productores de Cerdos

Las experiencias organizativas anteriores a 1998 no superaban el carácter local y recién en el “1er Encuentro Nacional de Productores de Cerdos” realizado en noviembre de ese año, se comienza a concretar la intención de crear un gremio unificado de carácter nacional, que represente a los pequeños y medianos productores de cerdos. (1) (2)

Las resoluciones emanadas de dicho encuentro, permitieron en febrero de 1999, la realización del primer encuentro nacional de delegados de organizaciones locales de productores de cerdos, donde se da forma definitiva a la primera experiencia gremial independiente del sector, la “Federación Nacional de Productores de Cerdos”. (1) (2)

Se plantea como objetivos de la nueva organización “defender la producción nacional y mejorar las condiciones de vida de los pequeños y medianos productores y sus familias” y de una forma totalmente innovadora se plantea la integración de la organización con fines reivindicativos y la integración horizontal y vertical (1) (2)

Se entiende entonces a la organización nacional como la suma de las organizaciones locales (más accesibles a los pequeños productores), por lo que se plantea una estructura federativa. (1) (2)

Desde el momento mismo de su creación, enmarcada en un plan tendiente a negociar medidas de protección al sector, dicha organización se ve envuelta en el conflicto agropecuario de mayor magnitud de los últimos 50 años y su capacidad de adelantarse en el análisis a los acontecimientos sumado a una organización muy flexible y eficiente, le permitió cumplir un papel en la dirección del mismo que no se correspondía con la importancia numérica ni económica del rubro.[1] (1)

Varias organizaciones gremiales “de nuevo tipo”[2] mucho más poderosas económicamente como la Intergremial de Productores de Carne y Lana veían en ella un modelo organizativo y luego de la derrota que sufrieron los productores, existieron intentos de crear organizaciones similares en la horticultura, que no lograron resultados exitosos.

La FNPC logró en muy poco tiempo, emplear la potencialidad desarrollada por sus organizaciones federadas, quienes al haber sido creadas con fines productivos y comerciales, compartían el trabajo de forma cotidiana, en una herramienta con fines gremiales.

Pero, al mismo tiempo, y en plena marcha del conflicto, se entendió al gremio como un espacio para la integración horizontal, existiendo varios ejemplos de colaboración e intercambio entre grupos locales. (1)

Sin embargo, el papel protagónico que los productores de cerdos habían desempeñado en la organización de las movilizaciones, no se vio reflejado en el resultado de las negociaciones posteriores, derivando en una derrota que originó un desgaste muy grande de la herramienta gremial. (1)

De modo que, reconociendo la derrota y la debilidad organizativa en que se había quedado después de casi un año de movilizaciones, se entiende entonces que no será posible un nuevo enfrentamiento de la magnitud del llevado a cabo durante el año 1999 hasta no desarrollar una fuerte Asociación de productores de cerdos en los Departamentos de Canelones y Montevideo. (1)

La estructura Federativa se había mostrado adecuada al funcionamiento en tiempos normales, facilitando la organización de los productores familiares en el territorio pero a diferencia de otras producciones de la granja, se había encontrado limitaciones serias para realizar concentraciones masivas debido a la dispersión en pequeños grupos muy alejados entre sí. (1)

El gran reto que se planteaba entonces era, mantener y fortalecer los grupos dispersos existentes y al mismo tiempo generar además, una asociación que agrupe un número importante de productores en las cercanías de Montevideo, donde se lograra una mayor visualización por los tomadores de decisiones. (1)

Pero para esto último se consideraba entonces que no estaban dadas aun las condiciones, por lo que se priorizaba el fortalecimiento de las organizaciones regionales existentes. (1)

A partir de ese momento, la visibilidad de la FNPC decrece. Sin embargo, esto no le impide participar activamente en la creación del nucleamiento empresarial “Concertación para el Crecimiento” durante el 2000 y poner su experiencia de relacionamiento con el movimiento sindical desarrollada durante 1999 para tejer en el año 2001 la alianza entre la Concertación para el Crecimiento y el PIT-CNT, donde nuevamente aportó en la comisión bipartita de organización y movilizaciones. (1)

En este año, se organiza nuevamente en Joanicó el 2º Encuentro Nacional de Productores de Cerdos[3] donde se plantea con fuerza las reivindicaciones del cese total de importaciones de carne de cerdo y la construcción de la “Conaprole de los Cerdos”, consigna que resume la aspiración de la integración vertical de toda la cadena sin esto implicar la sumisión de los productores a industriales. (1)

Durante la crísis de la aftosa del 2002, el relacionamiento entre grupos de productores de cerdos de diferentes localidades permitió ir sorteando de forma colectiva los diferentes desabastecimientos a los que el gobierno sometía a las regiones tomando medidas desesperadas, sin prever las consecuencias para los productores individuales y que de no existir la organización, hubieran significado en algunos casos, la muerte de los animales (1).

 

2.    La Asociación de Productores de Cerdos de Canelones y Montevideo

En el año 2003, el gobierno nacional responsabiliza a los productores de cerdos del ingreso de la fiebre aftosa al país y, ante las presiones de la Asociación Rural del Uruguay, anuncia la matanza de tres cuartas partes del stock porcino nacional. (1)

La reacción de los productores no se hizo esperar (fundamentalmente en las cercanías de Montevideo) y surgen de forma espontánea reuniones de productores con fines de organizarse para la autodefensa. Las ideas predominantes eran las de esconder los animales o de resistir como fuese las intenciones gubernamentales. (1)

Ante esa situación, la cooperativa PROCERCAM, resuelve convocar una asamblea a la que asisten más de 200 productores, donde se resuelve conformar una organización gremial de carácter territorial, a la que se denominó Asociación de Productores de Cerdos de Canelones y Montevideo (APCCyM), lográndose por primera vez la participación masiva de los engordadores, superando el aislamiento de los criadores, eslabón más débil de la cadena, protagonistas casi absolutos de la experiencia gremial anterior. (1)

Una vez logrado que el gobierno de marcha atrás e incluso niegue sus anuncios “sanitarios” de exterminio, esta nueva gremial, asume la defensa del sector movilizándose por su principal consigna, la protección del mercado nacional de carne de cerdo ante la competencia desigual generada por la apertura ante la carne subsidiada por el Estado brasilero. (1)

Ante la amenazas de la primera importación de lechones de nuestra historia, luego de meses de negociación y movilizaciones se culmina con un acuerdo de parte de la cadena de supermercados implicada, de suspender la importación, lo que constituye el primer éxito de carácter gremial de los productores de cerdos. (1)

En ese marco, se comienza entonces a convocar a los diversos grupos territoriales que habían participado en la experiencia de la FNPC para su reconstrucción, tal como había sido definido en el año 2000. (1)

 

3.    La Asociación Uruguaya de Productores de Cerdos

Las importaciones de carne subsidiada y la total desprotección de la producción porcina nacional, unificaron los intereses de todos los productores de cerdos y el éxito organizativo de la Asociación de Productores de Cerdos de Canelones y Montevideo en el 2003 generaron las condiciones para la unificación en un gremio único. (1)

Con el objetivo de permitir la participación de quienes no estuvieran dispuestos a integrarse en grupos locales, se optó entonces por una estructura asociativa. (1)

Comienza una etapa donde se prioriza la lucha reinvindicativa sobre la integración, relegando a un segundo plano la producción, asesoramiento y comercialización. (1)

Sin embargo, al mismo tiempo que se aleja el gremio de los problemas cotidianos, no se obtienen logros para el sector a nivel de políticas nacionales, todo lo que resulta en un desgaste paulatino, llevando a un retroceso organizativo. (1)

Sin embargo, pese a lo anterior, con el cambio de gobierno en 2005 se inicia un período de diálogo con las autoridades del MGAP cuyo resultado es la limitación parcial de las importaciones durante el 2006, alguna consideración impositiva en la reforma tributaria que no dio los resultados prácticos esperados[4], la “ley del jamón” y una promesa de financiamiento por parte de las autoridades del MGAP para la instalación de un frigorífico que posibilitó el proyecto BERASE[5]. (1)

 

4.    El cambio de autoridades de la AUPC de agosto de 2012

Después de ocho años en los que fue posicionándose ante los diferentes acontecimientos que afectaban al sector pero sin contar con fuerza suficiente para poder incidir sobre los mismos, la motivación de los productores fue reduciéndose cada vez más y como consecuencia, fue mermando la participación. (1)

Se llega entonces a un piso a mediados de 2012, donde se produce una importante renovación de sus autoridades, lo que origina un regreso a las concepciones de organización de base territorial y funcionamiento federativo, íntimo relacionamiento entre la organización para la producción, asesoramiento y comercialización con la actividad gremial; asumiendo ahora la directiva de la AUPC, la iniciativa en la conformación de organizaciones de carácter territorial y el fortalecimiento de las existentes; negociando con industriales y el Estado, su participación en planes de negocios con alta participación de las organizaciones locales en su instrumentación posterior.

Pero sin renunciar al funcionamiento asociativo que permite en forma más esporádica, la participación masiva de aquellos productores que no se integren a las organizaciones locales. (1)

Predomina la idea de un gremio que represente a todos los productores de cerdos, dando respuestas organizativamente diferentes a productores que son diferentes, pero siendo los productores familiares una amplísima mayoría en el sector, se da prioridad a las formas participativas más adecuadas a su condición. (1)

En este último período, se contribuyó a la reorganización de grupos de productores en Canelones y Montevideo, facilitando la colaboración entre grupos para la compra de insumos y comercialización de animales y se reestableció el contacto con grupos de productores de cerdos existentes en diversos Departamentos (Paysandú, Salto, Cerro Largo, Flores, Tacuarembó, Rocha), llegando a constituirse el plenario de delegados de grupos territoriales en enero de 2014.

Producto del trabajo realizado a partir del 2012, se va desarrollando un plan estratégico para revertir la situación del sector que implica la instrumentación de un Programa Nacional de Desarrollo de la Producción Porcina cuyo eje central es la organización de los productores, el que debe comprender los cambios necesarios para crear un marco económico favorable para el desarrollo de la producción y planes concretos que permitan superar las limitantes en cada uno de los aspectos de la producción y comercialización.

La Asociación Uruguaya de Productores de Cerdos junto a su cooperativa CALUPROCERD se encuentran actualmente abocadas a dar los pasos necesarios para su instrumentación.

 

Trabajos citados

1. NAYA, P., y otros. Proyecto de fortalecimiento institucional para el desarrollo sustentable de la Asociación Uruguaya de Productores de Cerdos. San Jacinto : AUPC, 2013. pág. 166.

2. VADELL, A., y otros. Sintesis y perspectivas del 1er.Encuentro Nacional de Productores de Cerdos; CRS - 27 de noviembre de 1998. Montevideo, Uruguay : Facultad de Agronomía, 1999.

 

 

 


[1] La FNPC respondiendo a los planes definidos por su Plenario de Delegados, es una de las 4 organizaciones convocantes a la creación de la Mesa Coordinadora de Gremiales Agropecuarias (MCGA), donde desde los primeros tiempos cumple un rol de liderazgo dentro de las organizaciones más representativas de los productores familiares, siéndole otorgada la dirección general de las movilizaciones de la granja a partir de agosto de 1999 por la “Asamblea General de la Granja” y la MCGA.

[2] Denominación aplicada en ese momento para los gremios surgidos como producto de la situación general de crisis agropecuaria durante el año 1999 y la desconfianza ante las instituciones gremiales existentes que eran consideradas demasiado pesadas, burocratizadas y poco participativas como para dar respuesta a las necesidades de movilización de los productores.

[3] Contando en esta oportunidad con la Federación Nacional de Productores de Cerdos como coorganizador junto al Grupo Interdisciplinario de Producción Porcina de la Universidad de la República.

[4] Se logra fijar una tasa de IVA diferencial de 10% para las carnes desosadas, desgravándose las carnes de cerdo con hueso. (1)

[5] La promesa de financiamiento por parte del entonces Ministro de Ganadería, conjuntamente con una promesa similar realizada por el Ministro de Trabajo a un grupo de trabajadores del frigorífico PROINCO, cerrado varios años antes, posibilitaron en 2006 la elaboración de un proyecto conjunto de planta frigorífica para procesar pequeños animales, donde también participaron activamente los productores de conejos nucleados en la Federación Uruguaya de Cunicultura (FUC). Sin embargo, pese al compromiso demostrado en el proyecto por las organizaciones sociales, el proyecto no logra concretarse debido a contradicciones en el seno del gobierno. (1)

0

Vínculos Relacionados